Llega la revolución digital a tu negocio. Desde el móvil a la cocina

pedido comida movil

"El poder de decisión está en tus manos". Nunca una frase se hizo tan textual y los dispositivos móviles tienen la culpa.

Cada vez que tenemos en nuestras manos el móvil tenemos múltiples opciones para solucinar casos y cosas de nuestra vida diaria, en lo personal y en lo profesional. Emails, whatsapps, apps que nos facilitan tareas, que nos siguen nuestros ritmos corporales, que nos despiertan e incluso que nos ayudan a dormir, que nos entrenan y nos entretienen, y algunas incluso nos alimentan.

En el sector HORECA podemos comprobarlo desde dos perspectivas:  

  1. OUT OF THE BAR. Desde fuera del bar podemos facilitar a nuestros clientes una app o directamente desde nuestra web para que nos encarguen comida a domicilio o take away, y en cualquiera de los dos casos la "comanda externa" va directamente a la cocina de nuestro restaurante. La llamada teléfonica ha pasado a un segundo plano, ahora sin esperas, con tus dedos, eligiendo lo que te apetece de la "carta" de cada restaurante y pagando directamente con tu móvil, o generar una reserva a través de plataformas de gestión de reservas de hostelería o directamente accediendo a la nuestra o a nuestra web. La información que de esta manera se consigue del cliente, sus preferencias, sus frecuencias de compra o reserva, su gasto medio, su edad, su código postal..., hoy sabemos todo de nuestros clientes gracias a sus dispositivos móviles, infinitas posibilidades para mejorar los números de nuestros negocios.
  2. comandero1INSIDE THE BAR. Dentro del bar la cosa se pone aún más interesante..., gracias a los comanderos que hoy son apps que se descargan en cualquier dispositivo móvil y con los que se toman las comandas de las mesas de tu restaurante, sustituyendo a la vieja libretilla en la que el camarero tomaba el pedido de los comensales, con esa letra modelo "receta médica" que solo él y el cocinero que ya le conocía de hace años entendían..., lo malo era el fatídico día que el cocinero se ponía malo, alguien no acostumbrado le sustituía y claro, aquella comanda nadie la entendía, todo eso ha terminado. El camarero ahora es un comercial integral que recomienda, ordena y gestiona los pedidos de "sus" comensales para que directamente pasen a cocina, pudiendo seleccionar variantes por plato de cada uno de los comensales (más hecho, menos cocido, sin cebolla, con doble de patatas......) puede consultar desde su "comandero" los alérgenos de cualquiera de los platos por si alguno de los clientes tuviera alguna duda, puede gestionar el cierre de ticket y solicitar la factura al tpv del restaurante, y todo desde la palma de su mano.

¿Y que hay desde dentro del bar hacia fuera? todo un sin fin de posibilidades, fidelización para los clientes con recomendaciones, ventas flash, cupones descuento para canjear en nuestro negocio, redes sociales mostrando lo bueno que es mi bar, mis menús, mis platos, mi expertise, facilitando la gestión de reservas con enlaces, informando al cliente de novedades (nuevos platos, bebidas, combinados, fiestas, eventos....) porque el restaurante tiene que aprovechar que el cliente está más del 60% de su tiempo con el móvil en la mano para conseguir atraerle a su negocio, facilitándole y provocando su nueva visita, de hecho España es el 5º país del mundo que más tiempo pasa con el teléfono en la mano con una media de 2 horas y 11 minutos (datos 2016, fuente: Statista Digital Market Outlook) ¿por qué no aprovechamos ese tiempo para comunicar, vender y que nos vean?